Clima

 

Las condiciones climáticas de este territorio se resumen en un clima húmedo, de inviernos frescos y veranos suaves.

La peculiar topografía de la comarca (cadena montañosa de Gorbeia, Urkiola y Elgea al Norte, y zonas de valle al Sur) ha determinado fuertes contrastes en los indicadores climáticos. Frente a las condiciones extremas de las áreas de montaña (superiores a los 1.000m. de altitud), las zonas de valle son de clima más suave y benigno.

Las zonas más elevadas, recogen fuertes precipitaciones durante el año (más de 1.500mm.) y ofrecen fuertes contrastes térmicos. Ejercen de barrera climática con respecto a los vientos húmedos procedentes del Cantábrico. Es muy habitual la presencia de nieve, lo que permite el disfrute de vistas panorámicas de gran belleza.

En las áreas de valle (entre los 500 y 800m.) el efecto barrera, sobre todo de Gorbeia, es notable, con precipitaciones inferiores a los 1300mm. y temperaturas medias anuales más elevadas. En la parte meridional de este territorio (sierras de Gibijo, Badaia y Arrato; y contacto con la Llanada Alavesa), se manifiesta una progresiva transición climática hacía rasgos mediterráneos, con menores precipitaciones y temperaturas más elevadas. La presencia de vegetación mediterránea es un claro indicador de todo ello: encinas, quejigos, etc.